Después de ver Doctor Extraño parece que cualquier otra película 3D va a saber a poco, pero afortunadamente no ha sido así. Y es que, tras ver Cigüeñas uno ya se espera de todo, pero Trolls vuelve a hacer cierto el dicho de que las películas de animación son las que mejor tridimensionalidad tienen.

Cinesa se ha equivocado totalmente en su decisión de no proyectar en muchos cines la película Trolls en 3D. Aunque su tridimensionalidad no es tan buena como la de Doctor Strange, lo cierto es que se le acerca bastante. Por ejemplo, los disparos de purpurina. Pero no solamente se queda en eso, sino que además en varias escenas el suelo llega casi hasta el espectador o los personajes salen de la pantalla. Los pelos largos de los trolls también tienen su protagonismo, emergiendo de la pantalla.

La profundidad positiva (hacia dentro) tampoco está mal y es que, a veces, el mayor error de algunas películas de animación es que el horizonte está muy cerca. La película recuerda mucho en su 3D a otras como Home: Hogar Dulce Hogar, siendo una tridimensionalidad del mismo estilo. Las dos están producidas por DreamWorks Animation.

Una gran película para toda la familia, aunque lógicamente la disfrutaran más los pequeños de la casa, para el resto quedan los efectos 3D. Estas emergencias, que se dan con cierta frecuencia durante el metraje, unidas a una correcta profundidad hacen que la película sea merecedora de un 8. Si se va a ver, es recomendable hacerlo en 3D.

Puntuación: (8/10)

★★★★★★★★★★