Hay películas cuyo 3D no merece la pena y esta es una de ellas. Ya desde el principio se nota una profundidad muy rara, como si no tuviese ninguna. Quitarse las gafas y observar cómo se vería en 2D es la única manera de notar que la película realmente tiene profundidad. Tan solo hay unas pocas escenas en las que la profundidad positiva (hacia dentro) se nota de forma destacada.

Peor es lo que sucede con la profundidad negativa (hacia fuera). Prácticamente no hay o es muy pequeña. Unas pocas escenas que quieren salir pero que no van más allá. Por ejemplo, una escena que recuerda un poco a otra de Los Crímenes Del Museo De Cera; donde un pregonero incitaba a la gente a entrar en el museo de cera, haciendo movimientos con una raqueta de pádelbol. En la película, la pelota rebotaba en la raqueta y se aproximaba muy cerca del ojo del espectador (o al menos esa era la idea). También en Monstruos Contra Alienígenas hay una escena similar. En Cigüeñas, el jefe utiliza un pajarito como pelota de pádelbol. En las escenas de lluvia o nieve también se nota.

En definitiva no merece mucho la pena verla en 3D y prácticamente los productores se podían haber ahorrado la versión tridimensional. Encima, como es de la Warner Bros (curiosamente su logo es lo que mejor se ve en 3D, aunque el que aparece en el film no es de los mejores), no valen las promociones y hay que pagar la totalidad del valor de la entrada. Mucho menos merece la pena pagar de más, como mucho lo mismo que se pagaría por verla en 2D.

Puntuación: (5/10)

★★★★★★★★★★