La Casa Mágica es una película del año 2013 que, incomprensiblemente, en España no se llego a proyectar en 3D. Se estrenó por primera vez el 24 de diciembre de 2013 en Corea del Sur y desde entonces ha tardado casi 2 años en llegar al resto de países. El último país al que llegó fue Chile en el 20 de agosto de 2015. A España llegó el 31 de julio de 2015. Quizá esta tardanza en su distribución hizo que los últimos países se quedasen sin la versión tridimensional cinematográfica en beneficio de una inminente salida de la versión Bluray 3D. Aunque aún no hay versión oficial Bluray 3D con audio castellano. No obstante siempre se puede hacer un montaje con el audio castellano de la versión 2D.

La película es de los mismos directores que Las Aventuras De Sammy: Un Viaje Extraordinario y Vamos A La Luna. Me refiero a Ben Stassen (que hacia las funciones de director general) y Jeremy Degruson, quien también repite como director artístico. No es de extrañar que los resultados tengan la misma calidad.

Para la proyección usé las gafas G15-DLP ya que son más cómodas que las de Edimensional, al no tener que andar instalando los molestos cables de los emisores infrarrojos, que al final es un lio para que estén quietos y apuntando a donde tienen que apuntar. Además las G15-DLP ofrecen mayor tolerancia a los movimientos, al poder dar la espalda completamente a la pantalla sin perder el sincronismo de las gafas, ni ver la imagen más clara u oscura según muevas la cabeza.

Sobre la tridimensionalidad del film comentar que resultan impresionantes: las visiones subjetivas de Trueno cuando sube por el árbol para entrar en la casa, o se desliza por el pasamano de la escalera persiguiendo a Maggie; los múltiples objetos que salen de la pantalla frontalmente, como por ejemplo, unos naipes en el comienzo del film; el suelo que avanza hacia el espectador; etc. Y todo ello de forma constante durante toda la película. Realmente es un espectáculo visual impresionante.

La puntuación final es un 9 bien merecido. Las visiones subjetivas son muy realistas y van desde el espectador hasta la pantalla o viceversa, por ejemplo: Jack amenazando con una espumadera a Trueno o Daniel blandiendo un machete contra el cocinero. Escenas que están continuamente saliendo de la pantalla, sin olvidarse de la profundidad, y llegando al espectador.

Puntuación: (9/10)

★★★★★★★★★