Después de una larga proyección de anuncios llegó por fin la película. Warcraft: El Origen no es que sea muy larga, pero tampoco es muy corta (unas dos horas). Si a eso le sumamos todos los anuncios, pues casi dos horas y media; y es que había momentos en los que parecía que ahora va a empezar, pero lo que comenzaba era un anuncio.

La película impresionante en cuanto a tridimensionalidad y eso que no tenía escenas muy fuertes. Pero si que contaba con una gran profundidad y unas buenas emergencias, aunque no muy extremas. Bastante luminosa y muy pocas escenas oscuras. Ghosting (doble imagen) hay algo, pero prácticamente imperceptible, en alguna escena puntual, lo típico de RealD.

El uso de las tres dimensiones se mantiene en un grado constante durante toda la película, más o menos igual de repartido y en donde no hay emergencias se mantiene la profundidad. También hay algunos efectos CGI, en los hechizos, bastante interesantes. Es un 3D agradable de ver, mucho mejor que el de Alicia A Través Del Espejo.

Como el centro de la acción se queda normalmente en la pantalla, saliendo esporádica y espacialmente de ella, excepto en las batallas; la puntuación es un 8, pero podría ser 9 si saliera más a menudo y las emergencias fueran mucho más fuertes. Aun así, el resultado es bueno y digno de verse en 3D, en especial por los Orcos y los efectos CGI.

Puntuación: (8/10)

★★★★★★★★★★