No entiendo muy bien porqué Point Break: Sin Límites duró apenas una semana en 3D; ya que tiene una tridimensionalidad un tanto fuerte, luminosa y bastante agradable de ver. En este nuevo remake de Le Llaman Bodhi cambia un poco la historia en el sentido de que los delincuentes no son surfistas, sino atletas de deportes extremos. Las escenas recuerdan mucho a las del documental The Art Of Flight, solo que las de Point Break tienen muchísimo mejor 3D, pues la tridimensionalidad de The Art Of Flight era estrictamente de profundidad.

Comienza con unas impresionantes escenas de motocrós en el desierto, bastante fuertes, en las que destacan los cruces, chorros de arena despedidos por las motos, etc. Luego está el asalto a un transporte aéreo de dinero, durante el cual, los billetes salen volando al ser cortados los precintos que los sujetan. Más adelante, continua en este estilo: con escenas de surf, con una impresionante fotografía de las olas, cruces, regueros de agua; las escenas de la fiesta en el yate; las escenas submarinas nocturnas de cuando se sumergen Utath y Samsara, que aunque discurren de noche, para nada son oscuras y tienen una iluminación perfecta (yo al menos así lo vi en mi casa).

Precisamente durante la inmersión de Utath y Samsara se un pez fuera de la pantalla, que escapando de ellos, avanza hacia dentro de la pantalla. Las escenas de las olas y de su interior tienen buena profundidad y una salida relativamente buena para los chorros de agua. Todo bastante nítido y luminoso. Además para ser una película en formato alargado (scope) se ve muy bien en mi proyector de 3:4, notándose muy bien los efectos 3D. Generalmente las de formato scope se suelen notar menos en 3:4 (debido al reescalado que se hace para adaptar la imagen a tamaño completo –la resolución nativa de los proyectores 3D Ready no alcanza las 1080 líneas, quedándose en tan solo 768 líneas de 1024 puntos).

Otro tema a destacar es que esta película la vi íntegramente con las gafas G15-DLP Andoer compradas en Amazon. La diferencia con las de Edimensional es grande. En las de Edimensional la imagen se va viendo más clara al mover la cara hacia los lados; mientras que en las G15-DLP el brillo de la imagen se mantiene constante, sin perder luminosidad. Si tuerces mucho la cabeza con las de Edimensional puedes llegar a perder el sincronismo de las gafas, mientras que en las G15-DLP de Andoer se mantiene constante y no se pierde.

La tridimensionalidad se relaja un poco en cuanto a emergencias fuertes, aunque sigue habiendo algo de salida, conforme va avanzando el film. Por eso la nota se queda en un 7. Tampoco es que sea de emergencias muy extremas, pero se notan y bastante, llegando algunas a ser un poco fuertes. Luego está el hecho de que la iluminación es bastante buena y clara, muy buena fotografía. La historia es interesante, aunque sigue un derrotero distinto, explica algunas cosas mejor que en la de 1991, por ejemplo, el porqué del título (límite de resistencia). Una película agradable de ver.

Con el visionado de este film me pongo al día en lo que se refiere a películas 3D del 2016; ya que cuando se estrenó no la pude ver porque la quitaron a la semana de ponerla. Otra película que considero interesante y que aquí en España no se estreno en 3 dimensiones (a pesar de que no solamente tenía versión 3D digital, sino también versión IMAX 3D) es la película de Walt Disney La Hora Decisiva; que si todo va según está previsto, saldrá en BluRay 3D a principios de verano. Así que en cuanto salga y la tenga disponible para verla ya comentare como es su 3D; pero merece la pena verla, aunque solo sea en 2D.

Puntuación: (7/10)

★★★★★★★★★★