Este año no ha empezado muy bien para el cine en tres dimensiones. Los dos primeros estrenos no han durado mucho en cartelera, al menos aquí en Asturias.

Point Break: Sin Límites únicamente se mantuvo una semana, despareciendo completamente de todos los exhibidores. Esta es la razón de que no haya hablado de ella, simplemente me la perdí, quedando pendiente la crítica para cuando salga en BluRay 3D.

El caso de Pesadillas fue aún peor. En Cinesa Parque Principado ni siquiera estrenaron la versión 3D. Mientras que Yelmo Cines solo la proyectó a la 1 de la madrugada del sábado, por lo visto no encontraron mejor horario. Únicamente Odeon Multicines Astur se dignó en ponerla en un horario decente (4 y 6:30), pero solo hasta el miércoles, que fue cuando la vi yo.

La conversión de Pesadillas es buena en cuanto a profundidad, no teniendo ninguna escena que se pueda decir que sea en 2D, dando casi la sensación de estar viendo una película filmada en 3D. La salida es un tanto ligera, aunque variable, llegando en 2 o 3 casos concretos a ser muy extrema. La escena más emergente del film está protagonizada por el hombre lobo del pantano, dentro del supermercado, cuando su hocico llega a situarse muy cerca del espectador. Estas pocas secuencias suben la nota a un 7.

Merece la pena verla en 3D por la profundidad que tiene, pero no por sus emergencias. No es un 3D para los que buscan grandes efectos, simplemente se nota la diferencia con la versión 2D y poco más.

Puntuación: (7/10)

★★★★★★★★★★