He visto la película en la sala 3 de CINESA Parque Principado, en el centro comercial Intu Asturias, el jueves; ya que la diferencia de precio con respecto al miércoles era de solo 10 céntimos, con la tranquilidad de que la sala no va a estar tan abarrotada y que por lo tanto puedes pillar hasta una butaca centrada.

La elección de CINESA fue porque tenían más sesiones que Yelmo Cines. A no ser que tengas una Cinesacard, no merece la pena una butaca VIP, pues con la tarjeta de fidelización sale gratis. El Yelmo de Gijón es el mejor cine para verla en 3D, por aforo y condiciones técnicas.

La proyección de la película Star Wars: El Despertar De La Fuerza fue totalmente correcta y ocupando toda la pantalla. No hubo ningún tipo de manchas de las que suelen aparecer en los cines de Parque Principado y eso ya es algo importante.

El 3D bastante bueno (sobre todo teniendo en cuenta que es una conversión), con una profundidad que se nota desde los instantes iniciales, con la animación del texto en rodillo inclinado, alejándose; y sin olvidarse de la salida frontal: las naves, la mano de Kylo Ren, Rey corriendo por delante de la pantalla, etc. Pero, quizá, lo más impresionante fue una escena de un crucero imperial, cuya zona frontal llegaba muy cerca del espectador.

El nuevo robot BB-8 está muy simpático. La historia sigue el esquema general de las otras películas de la saga Star Wars; excepto que al final no hay ninguna celebración, aunque hay otros episodios de la saga, como el V, en el que tampoco la hay, quizá porque no hay nada que celebrar. Un punto fuerte de la película es que salen los actores principales de la trilogía antigua, aunque la participación de Mark Hamill es muy escasa.

Un 3D bastante fuerte y proporcional, repartido casi por igual durante toda la película; en algunos momentos baja un poco, pero la sensación en general es buena. Realmente merece la pena verla en 3D.

Puntuación: (9/10)

★★★★★★★★★