Después de ver Pan: Viaje A Nunca Jamás la tridimensionalidad de Marte (The Martian) sabe a poco, simplemente no es tan fuerte como aquella, aunque hay que reconocer que está bastante lograda. La he visto en la sala 3 de Cinesa Parque Principado. El cine sigue con su viejo nombre aunque el centro comercial recientemente ha pasado a llamarse Into Asturias, pues sus antiguos propietarios quieren poner la misma marca a todas sus locales.

Los tráileres sirven a veces para comprobar que nuestra posición en el cine es buena y que si la película no se ve bien no se debe precisamente a causas ajenas a la misma. Por ejemplo, el tráiler 3D de Star Wars: Episodio VII – El Despertar De La Fuerza tiene escenas de pop up muy fuertes, mientras que Marte solo tiene emergencias fuertes cada vez que se ve a la Hermes avanzar frontalmente y poco más. No es que no tenga tridimensionalidad, que si la tiene y de las buenas (constante y distancias bien proporcionadas). Lo que no tiene son fuertes pop up, en este sentido no es como Pan. Pero si se agradece una película que realmente se nota que es 3D en todo momento, sin escenas planas o cuasi 2D.

Podemos compararla con Gravity, siendo la tridimensionalidad de Marte mucho mejor; ya que hay más elementos emergentes y buena profundidad, al estilo de Exodus: Dioses Y Reyes (también producida por Ridley Scott), pero sin llegar Marte a tanto nivel. Así pues, la nota pasa a un 7 alto, que casi podría ser un 8, si la película tuviese más pop up fuertes. La historia no resulta aburrida, sino divertida con las ocurrencias y peripecias del astronauta protagonista, apenas se notan las dos horas y pico de duración.

Puntuación: (7/10)

★★★★★★★★★★